28 feb. 2009

La espuma y los Leukade.

A cuento de leer y escuchar tantas estupideces sobre subjetividad e intereses comerciales. ¡Déjenme que disipe un poquito!

Es libre y natural que la satisfacción que nos producen las cosas, la tratemos de comunicar. Aunque haya quienes dicen que la insatisfacción se transmite a un número de personas diez veces mayor que la satisfacción, yo no lo veo claro.

Resulta más habitual encontrarte con odas a etiquetas y/o bodegas y/o vinos que una clara detracción. ¿Por qué? Ni idea.

Basta con oler una copa mal envinada y mojarse el gaznate con el culín de lo que toca de una botella para catorce, para convertirse en aspirante a prescriptor.

Y ya me mondo cuando las opiniones de los profesionales del sector son puestas bajo sospecha, por supuestos intereses comerciales. Malo sería que existiesen quienes quieran engañan a sus clientes. Aunque de todo habrá, digo yo.

Claro que en esta época de vacas flacas, hay que andar con mucho cuidado. Multas, productos bancarios, facturas de suministros, etc. a veces llegan como un atraco.

Será por que no se quiere a los clientes, porque a mí, como consumidor, sólo me engañan una vez, las demás me obligan.

La de Tobelos:

Va para dos años ya que los chicos de Lomejordelvinoderioja.com desarrollan su proyecto. En este tiempo, aunque sólo sea por regularidad, la acción mas destacable a mi modo de ver es el acercamiento del vino a la gente a través de la organización de esas catas presentación mensuales.

El evento consiste en un videochat matinal abierto con un bodeguero y una presentación vespertina de sus vinos en un hotel de Logroño ante unas ochenta personas ávidas de información, de perspectivas vitivinícolas, de conocer y probar vinos.

Aquí está el interesante programa del último año.

El pasado martes fui a la cata de La Encina Bodegas y Viñedos, bodega con la que Universal de Vinos mantiene una estrecha relación, ya que su distribución en La Rioja en buena parte es responsabilidad nuestra.

Ya pueden dejar de leer y de probar, porque Tobelos tinto, blanco y garnacha, así como Tahón de Tobelos y los Leukade, probablemente sean los mejores vinos del mundo. Es broma, no se asusten que todavía no me han regalo acciones, ni botellas para odas. Sólo conozco las viñas, los vinos y la filosofía de quienes los trabajan. Tanto o más como las necesidades y las perspectivas de nuestros clientes.

Quien quiera, puede comprar ya donde le de la gana y haya, Tobelos 2005, un asequible y representativo fruto del marcado microclima del Toloño. O un Tobelos 2007, blanco fermentado en barrica a partir de viura y con el mismo concepto que el tinto. O un estupendo Tahón 2004 que para mi sorpresa y en mi opinión , promete las mejores delicias de los clásicos riojanos en vías de extinción. Todavía algo durillo. Como no recuerdo bien lo que dice el catálogo, si les apetecen detalles, dense un paseo virtual por la página de La Encina. Yo con esto ya he cumplido.

Leukade 2004 es un vino o mejor dicho dos que vienen en una caja, en pareja como los zapatos. Partiendo del mismo vino, una botella pertenece a la partida del criado en roble francés y la otra a la del criado en recipiente de americano. Un juego de mesa sencillo y divertido.

Rubén Provedo, el enólogo de la bodega, fue quién hizo la presentación de todos los vinos que resultó bastante amena para el público en general. A pesar de que el humano pánico escénico le hiciera alguna jugarreta con el guión, los asistentes disfrutamos con los vinos, sus explicaciones y su interpretación.

Los Leukade 2004 fueron los últimos en probar. En mi opinión, están en su máximo apogeo por lo que la mayor dosis de satisfacción se percibe durante la primera media hora desde el descorche.

Como las etiquetas son exáctamente iguales, salvo una minúscula indicación que distingue al americano del francés, el calor de la sala y el trabajo que supone servir a ochenta personas a la vez, pudo dar lugar a que el grupo de asistentes levantáramos mal la mano. Rubén dijo que era la primera vez que un grupo mostraba más atracción por el de americano que por el de francés.

He de confesar que todas las veces que he probado esos mismos vinos, desde hace tres años acá, nunca los había confundido hasta ese día, cuando el supuesto americano, desde el principio me pareció más elegante y estiloso que el presunto y golosote francés. ¡Glup!

21 feb. 2009

Loire arriba.

HTML clipboardHTML clipboard

HTML clipboaDesde fin de 2008 y para este año, en Universal de Vinos, nos hemos propuesto un pequeño paseo de aproximación a la vitivinicultura que se produce alrededor del inmenso río Loire.

Un modesto plan, un bosquejo para conocer un poco más ese panorama vitivinícola, sus vinos y sus gentes.
De momento, ni nos hemos movido de casa. Recabando algo de información por la red y compartiendo impresiones con un puñado de amigos, vamos entrando en contacto con vinos, suelos, variedades y métodos. Y poco a poco con las interesantes perspectivas de las personas que cultivan y elaboran en la zona.

Comenzamos con los muscadet de Domaines de Landron y sus pagos que reportó con exactitud, nuestro querido amigo Iñaki, aquí.
Preciosos vinos bien representativos de suelos, cultivos y de la melon de bourgogne. destacar ese Amphibolite atlético y mineral y el delicado, complejo y el redondo D.L. Haute Tradition.

Sirva como anécdota la de un bodeguero, otrora más que hoy, ídolo de autores de vinos de precio y del que puedo dar fe de su loable interés por conocer y beber vinos que no sean los suyos o los de la competencia.

En un restaurante de confianza, pidió que le sorprendieran con algo nuevo.

-¿Un muscadet? Bromeó. - No conozco un gran muscadet, pero abre.

El camarero descorchó un D.L. Cuvée Haute Tradition y a media botella le preguntó por si el vino era de su agrado, a lo que el bodeguero respondió con su habitual compadreo provocador:

-Veo que vas aprendiendo de vinos.

De los 20 euros que le costaron los tragos, supongo que calló adrede, no sea que tuviera que justificar precios y costes por autorías. Dice mi amigo Pedro que algunos parecen llevar llevar el iva en los apellidos, yo no le quito razón.

Detrás de los Huet llevábamos años. Un mito para mí, desde aquel primer Le Mont molleux con que disfruté hace tiempo y del que lo único que no recuerdo fue la añada.

Grandes y originales vinos para el placer de hoy que han demostrado que el tiempo en botella juega a su favor. Sec, demisec, molleux y esta vez me estreno con un petillant sec 2001, de Huet, fabuloso, complejo fresco, amplio y mineral a la vez.. Como para beber "sin conocimiento" que se dice por aquí. Un gran trago largo de chenin blanc burbujeante.

Inmensos vinos a precios razonables.

De Vouvray y de la particular grandeza de la chenin en los de Domaine de Huet , husmeamos a partir de la sauvignon blanc. Confieso que lo que buscábamos fundamentalmente eran vinos didácticos y agradables, sin pretensiones, con demostrada evolución favorable en botella y asequibles para muchos bolsillos. Luego, si la bodega cultivaba y elaboraba tinto pues mejor. Esto último fue lo que inspiró a un amigo recién llegado de la zona a proponer la candidatura de los vinos de Vignobles Gitton Père & Fils. para nuestros fines.
La variada y compleja gama de los vinos, la eficacia en las respuestas y una larga conversación con Pascal Gitton, me han cautivado. Mr. Gitton, transmite con juicio, aplomo y espontaneidad, la sincera comprensión de los vinos que trabaja y los efectos que producen en los paladares de las personas, con una objetividad abrumadora. Escuchándolo hablar de cada vino, uno tiene la sensación de estar escuchando sobre seres vivos con comportamiento autónomo, lejos del paternalismo y la posesión.
Ya ansío esa crème foie, mano a mano con el redondo Herses d´Or de la que habló.

HTML clipboard

HTML clipboard HTML clipboard HTML clipboard



Esta es la gama actual de V.Gitton P.&F. y los subrayados en color, ya están de camino.

«Sancerre blanc AOC calcaire
Domaine Gitton 2006

«Sancerre blanc AOC calcaire « Tradition » vinifiés & élevés sous bois
Amiral 2005/2007
Vigne du Larrey 2002/2003/2005

«Sancerre blanc AOC silex
Les Echeneaux 2007
Les Belles Dames 2007

«Sancerre blanc AOC silex « Tradition » vinifiés & élevés sous bois
Les Romains 2007
Les Herses 2005/2006
Les Herses d’Or 2001/2003
Galinot 2001/2005/2006
Xelis 2005


«Sancerre AOC Rosé Pinot Noir
Les Romains 2006/2007

«Sancerre AOC Rouge Pinot Noir
Les Romains 2007
Les Pommereaux 2005


«Pouilly sur Loire AOC blanc Chasselas
Chantalouettes 2004/2005/2006

«Pouilly-Fumé AOC Sauvignon
Clos Joanne d’Orion 2007
Les Péchignolles 2005

«Côteaux du Giennois AOC Sauvignon
Taureau blanc 2005/2006
Taureau rosé 2004
Taureau rouge 2005


«Côtes de Duras AOC Blanc Sec
Cht Lafon Sémillon Sec-Dry 2000

«Côtes de Duras AOC Moelleux
Cht Lafon Sémillon+Sauvignon Licoreux Sweet uniquement 50cl 1996
Cht Lafon Sémillon+Sauvignon Moelleux Semi-sweet épuisé 1998
Cht Lafon Sémillon+Sauvignon Moelleux Semi-sweet 2003

«Côtes de Duras AOC Rosé
Cht Lafon Cabernet Sec-Dry 2003

«Côtes de Duras AOC Rouge
Cht Lafon Assemblage rouge 2001/2005
Baraban Merlot 2005
Cht Lafon Cabernet Franc 2000
Cht Lafon Cab, Sauvignon 2001
Cht Lafon Malbec 1998
Baraban Malbec 2005


«Mousseux Méthode Traditionnelle
St Agouant Blanc de Blancs Brut-Dry 1997



15 feb. 2009

Persuasión y entendimiento.


Mirando el vino y su entorno, no hay día que pase sin que perciba cierta desorientación ante el impacto de la multiplicación y transformación de marcas y etiquetas que adornan las botellas que contienen el vino.

Ante esta proliferación visual, tanto como profesional como consumidor curioso, me lanzo de cabeza a buscar el vino debajo de ese atuendo. Por eso creo comprender la ansiedad que produce en el consumidor la abrumadora y aparente sobre oferta de impactos y que expresa la repetida frase: "Cada día hay un vino nuevo".

Sin entrar a analizar las diversas causas que llevan al emisor, de forma radical, a cambiar, transformar y segmentar el código de comunicación que constituyen las marcas y etiquetas, noto cierta saturación en el receptor, consumidor o no.

Esto genera al menos dos grandes corrientes opuestas: Una, hacia el fanatismo ortodoxo provocado por el reto de hurgar debajo de la etiqueta y otra de pasotismo por saturación.

Yendo por los extremos, por un lado, un puñado de enomaniacos que cada primavera viajan a la Borgoña a contar las yemas de La Romanée Conti, frente al aburrimiento y la falta de interés que generan los incesantes cambios de apariencia y la confusión que pide a gritos: “Écheme de esa , tabernero”. De esa etiqueta, claro.

Podríamos considerar la etiqueta como un soporte de comunicación reglamentado, cuyo fundamento principal es tratar de expresar mediante diversos lenguajes, el concepto a menudo interactivo entre la bodega/emisor y el consumidor/receptor. En distintos contextos situacionales y por supuesto, teniendo bien en cuenta la semiología de las sociedades (moda, costumbres, asimilación de signos, etc.)

Pero la etiqueta aislada del contenido y de los otros envoltorios y/o embalajes, no tiene mucho sentido a no ser que se pretenda pegar en una botella de vino un mensaje determinado, una efeméride o representar una obra de arte. No sólo la etiqueta, sino todo el envoltorio, caja, cápsula corcho, etc,

La imagen y la información que adherimos en torno al vino influyen unas veces para bien y otras para mal, en el concepto de lo que se pretende transmitir.

Pero el vino no es sólo papel couchée y envoltorio. El vino por sí sólo es ya una expresión de clima y terruño, de savoir faire, de cultura, de hábito, de alimentación y de todo lo que se quiera y pretenda transmitir e interpretar.

El reto de la etiqueta y de cualquier vestimenta está en tratar de complementar sin estridencias y con buena y veraz información, ese amplio mensaje que constituye el propio contenido: El vino.

Se debe de tener muy claro que es lo que se quiere transmitir, a quién y en qué contexto situacional.

Muchos creen que sólo por meter su vino en una troncocónica, tapado con un largo corcho y en una caja de diseño, ya tienen argumentos suficientes para situarlo en un determinado segmento de precio. Mientras otros, abusando de la consolidada imagen de marca de la casa, transforman el contenido radicalmente, manteniendo intacto el envoltorio. De esta manera no resulta difícil encontrar frustraciones en saldo o botellas abiertas devueltas a la bodega porque no cumplen las expectativas del cliente.



5 feb. 2009

Confianza.


El objetivo y el sustento de Universal de Vinos radica en la simple pretensión de satisfacer las necesidades de nuestros clientes. En materia de eleccion de vino, claro.

Tratamos de comprender, conocer, compartir las inquietudes e incluso a veces, llegar a proponer varias alternativas accesibles, con pleno acuerdo entre las partes.

Es evidente que las inquietudes, necesidades y pretensiones de cada cliente son distintas, a veces radicalmente opuestas. Hay gente que busca vino para regalar y agradar, para ostentar, para su propio placer... Otros que buscan un servicio rápido, eficaz para ahorrar espacio en el almacén, otros precio, otros buena gestión, otros financiación y otros simplemente pasan de vez en cuando para intercambiar impresiones frente a unas botellas de vino. Aunque estos últimos no tienen un rol determinado. Pueden ser amigos, proveedores, clientes, o las tres cosas a la vez.

Bueno, la verdad es que no nos aburrimos. Muchas veces disfrutamos de lo lindo y otras tantas nos achicharramos con extractos bancarios, otros papeles y comunicaciones y emergencias varias.

Los dos trabajadores de la empresa formamos piña en el objetivo de generar confianza.

Confianza entre nosotros, confianza en nuestros proveedores y confianza entre nuestros clientes.

Es lo único no negociable. El recelo y la desconfianza son los cerrojos de esa puerta, para todo tipo de personas, animales y cosas.

Aunque luego vendría el análisis de los mecanismos, acciones y conceptos que generan o degeneran confianza. Y ahí cada uno es susceptible de utilizar unos y/u otros parámetros.

Hemos observado, con muchísimo respeto, que mucha gente está predispuesta a utilizar el fáctor tiempo como el principal argumento generador de confianza. Los hay que piensan que se genera sólo con el tiempo.

Así, se nos ha ocurrido presentar esta comparativa de vinos que consideramos de ayuda para la reflexión.


En este caso, hemos elegido dos vinos "bandera" de cada bodega, entre un puñado de las posibles dentro de la DOCa. Rioja que nos permitieran comparar antigüedad de marca y precio.

Considerando que son precios venta al público aproximados, nos puede permitir obtener una idea del propio concepto que las bodegas transmiten al consumidor sobre sus propios vinos a través de la tarificación.


V. de los Herederos de Marqués de Riscal.

Barón de Chirel 2003: Antigüedad de la marca, unos 20 años. PVP: 60 euros.
M. de Riscal. Gran Reserva 2000. A. de la marca, mayor de 100 años. PVP: 30 euros.

B. Marqués de Murrieta.

Dalmau 2004: A. de la marca, menor de 15 años. PVP: 67 euros
Cº de Ygay Gran Reserva 1998: A. de la marca, mayor de 100 años. PVP: 26 euros.

B. Muga.
Torre Muga 2005: A. de la marca, menor de 15 años. PVP: 48 euros.
Prado Enea 2001: A. de la marca, más de 50 años. PVP: 32 euros.

B. Riojanas.
Gran Albina 2004: A. de la marca, menor de 15 años. PVP: 20 euros.
Viña Albina. Gran Reserva 1998
: A. de la marca, más de 100 años. PVP: 20 euros.

Compañía Vinícola del Norte de España.
Real de Asúa 2001: A. de la marca, menor de 15 años. PVP: 58 euros.
Imperial. Gran Reserva 1998: A. de la marca, más de 100 años. PVP: 24 euros.


Viñedos del Contino.
Contino. Viña del Olivo 2004: A. de la marca, menor de 15 años. PVP: 60 euros.
Contino. Gran Reserva 1998: A. de la marca, alrededor de los 30 años. PVP. 28 euros.

Podríamos seguir con alguna comparación más, pero creemos exponer datos suficientes para invitar a la reflexión. Los datos son sólo eso y cada uno los puede interpretar a su manera.
Aquí, en debate interno, nos quedamos con el tragicómico refrán de que donde hay confianza da asco. De gustibus, de márquetin, de costes y de valores.


Saludos.