2 ene. 2010

"A lo que´s la viña"

Ha llegado el invierno, la tierra sigue en celo, y el sol, poquito a poco, se acerca derritiendo la noche y encendiendo la mecha esperanzadora de un nuevo ciclo.
Todo, más o menos sigue igual y es por eso por lo que apetece pintar las cosas de otra manera. Distintas, ni mejor, ni peor, diferentes.

Por fín hemos terminado con los odiosos balances improductivos de nuestra estela tibia que alimentan la ansiedad más que ofrecernos una prespectiva de nuestro ciclo y de nuestras cosas.
Llegaron las cosechas y sus celebraciones y, a última hora, se hizo lo que se pudo para ajustar el balance del año y como mucho de los últimos cuatro, que es lo que obliga a guardar el fisco.
Pero puede que llevemos razón y no importe la trayectoria, que la verdad esté en este camino , que no hay reto que no se pueda superar y que el objetivo final es cerrar un cicliquito tras otro, a toda mecha, como sea, sin fín ni principio.
En fin, de todo habrá.

Este verano, no sé como llego a la mesa, presidida por un patanegra con su pezuña y unas cuantas botellas de vino, el temita este tan recurrente de los adelantos y el vino.
Contaba la reponsable del viñedo de una bodega, que después de que sus provedores hubieran leído una noticia en la prensa local sobre los métodos innovadores que utilizan para el cultivo del viñedo propio, ansiosos le preguntaban por las repercusiones que podrían tener tales adelantos. Que qué era eso del cultivo por satélite o el manejo de la viña por ordenador. Tranquilos, que no pasa nada, que todo sigue igual, y así los tranquilizaba.
Como mucho, contaba que les aclaraba: Me facilitaría las cosas que compartiéramos información a través del correo electrónico. Pero ustedes, les decía, como siempre, a lo que´s la viña.

Luego, en pleno otoño, después de vendimiar, vinieron unos "soumanes" iluninaos a presagiar que el futuro del vino estaba en los teclados.
Y así están las cosas, con mucha confusión y las uvas secas cayendo en la poda, plantando chardonés,verdejos y soviñones.
Píntenlo como les guste.

4 comentarios:

IGLegorburu dijo...

Me han regalado unas cuantas copas por Navidad. Si el futuro del vino está en los teclados me pregunto varias cosas:

1) ¿Qué hago con las copas?
2) ¿Tienen los pc´s alguna canilla o algo para que caiga el vino? Es que no la veo
3) ¿Los mancos que hacen?
4) ¿Tanta gente vive de los teclados?

Si usted sabe respuestas...se las agradezco. Voy a ver si mientras tanto uso el sacacorchos un rato.
Un saludo

www.ino dijo...

Coño, Iñaki, parece que se haya puesto todo el mundo de acuerdo en lo de regalar esas copas para Navidad. Va a ser por lo de la novedad. Lo que no distingo es cúal es cual. ¿Las de chardonnay riojano son las bajitas gordas o las flauta de campanillas?
Quesque no sabe el igual el vino y uno no se cuece con tolas aguas.

De ordenatas, poco por decir algo, pero sí que estoy de acuerdo con tu última pregunta: ¿Tanta gente bebe de los teclados?

Gabriel Haro dijo...

Eso dicen los genios, que el futuro del vino esta en internet, parece que lo dicen como una verdad absoluta. Claro que esta ventana al mundo tiene su importancia, pero hacerla como la bandera pricipal parece excesivo y muy exagerado.

Además si nos fijamos en el caso en concreto de nuestro pais, aqui es donde el acceso a la red esta mas limitado, porque enotros paises nos gana en usuarios. Por otro lado las personas que escriben en los foros siempre son los mismos, ademas creo que es darse una importancia que no corresponde, porque para esto se requiere cumplir ciertas cosas y una pequeña dosis de masoquismo.

No quisiendo liarme mucho el fituro esta en el sacacorchos y una copa, el problema quizas es como hacerlo cotidiano, en lo cotidiano hay cierta dosis de humildad y amor hacia algo.

www.ino dijo...

Gabriel, es que eso de el vino es como mucho generalizar, pero claro que depede bastante de lo que se pretenda abarcar con el concepto vino. De cualquier manera, no hace falta ser un lince para observar que en los últimos diez años la internet está revolucionado los medios de comunicación, fundiendose en un acoplamiento peremne que avanzará, seguro hasta lo increible.
El asunto sería más o menos similar al que imaginemos fuera hace 20 años y que alguien predicara que el futuro del vino estaba en las revistas especializadas. Es parecida aberración por una simple obviedad que no es otra que el origen y el destino del vino es la viña, la tierra y su cultivo.

Salud