1 ago. 2009

El vino escondido.

Detalle de Résidence Hélianthe
Muchas veces en las pequeñas anécdotas o en simples gestos podemos encontrar una gran base de razonamiento.
Con más ánimo expositivo que de exhortación se me antoja enlazar otro acontecimiento reciente a cuento de esa injusta posición en la que creo se encuentra el vino.

Si el otro día se proponía el destierro de un apetitoso vino joven de un menú, argumentado por el loable interés de añadir un valor a la comida, hoy , una vez más es en el portafolio, en lujoso catálogo, el que delata la existencia del básico.
Considerando la posible existencia de sofisticados tecnicismos comerciales tipo "cobrar palet y si te he visto no me acuerdo" o ese tan extendido en estos territorios de "ábreme la puerta y te vas", este otro, a simple vista incomprensible, me tiene bastante intrigado.

Comercial con estuche y tarjeta de lujo se presenta impecable con tres muestras de vino de las cuatro que anuncia su ostentoso catálogo.
- Pruébalos y en confianza, que la hay, me dices que te parecen.
- ¿Y el joven? Le respondo mientras me sorprendo por su gesto de sorpresa.
Con un "es que es caro" se disculpó y prometió compartir una botella.
Comprendido: El más barato de la tarifa resulta el caro. Como si el contacto de cualquier vino con la madera supusiera un valor añadido.

Puede que el vino no guste tanto como cuando se sentenciaba aquello de "el pan variado y el vino acostumbrado". O quizás resulte un grave error pretender que a todo dios le guste el vino, los mismos vinos o parecidos. Las mismas cepas, idénticos tostados, similares técnicas, etc. contribuyen a formar un concepto global del vino que se opone totalmente a la esencia de diversidad que me sugiere el vino.

1 comentario:

Olaf dijo...

Graciosa escena la que comentas, jejeje.
Eso de la barrica y el precio... Aqui en alemania, donde la barrica apenas tiene presencia frente a los fuder, no se usa la barrica para encarecer. Por lo que estoy viendo, para darle algo mas a los weissburgunder y los grauburgunder, las bodegas suelen meterles barrica nueva... y oh! sorpresa, no son mucho mas caros por ello que los riesling criados en los viejos toneles.
Saludos

Olaf